10 puntos clave a tener en cuenta

Miércoles, 20 Agosto   

1 En primer lugar, cerrar muy bien las condiciones económicas: modo de pago, canon de entrada, royalties, plazos. Ver si está incorporado el concepto de inversión determinado por la central y los gastos propios que conlleve la puesta en marcha del negocio…

2 Las cláusulas referentes a la renovación del contrato. Analizar la obligatoriedad o no de volver a pagar el canon de entrada. Hay que tener en cuenta que los objetivos de franquiciador y franquiciado pueden cambiar con el paso de los años y terminar no siendo coincidentes.

3 Las cláusulas de rescisión del contrato. Es aconsejable revisar cuáles serán las causas que llevarán a dar por finalizada la relación contractual y en qué supuestos será responsabilidad del franquiciado y en cuáles del franquiciador.

4 Las cláusulas de penalización por incumplimiento del contrato por parte del franquiciador (como puede ser un retraso en el aprovisionamiento).

5 Las condiciones de aprovisionamiento es otro punto esencial. Deberán contemplarse aspectos como la modalidad y vía de aprovisionamiento; si el franquiciador es el único suministrador o si podemos negociar otras vías más rentables.

6 Conviene, además, analizar especialmente las condiciones relativas al área de exclusividad. “El ámbito de actuación del franquiciado deberá quedar muy delimitado así como los planes de expansión del franquiciador”, afirma Dolores Sevillano.

7 De la misma manera conviene acordar de antemano las condiciones de la oferta. Es decir, hasta qué punto el franquiciado tiene potestad para incorporar otros productos o servicios en su negocio.

8 La transmisión del know how o saber hacer de la central se considera también un punto imprescindible en la negociación. Habrá que informarse de cuál es la aportación de la central, cómo van a transmitir esos conocimientos, quién asume los costes de aprendizaje, dónde se imparte, si la formación es continuada…

9 Igualmente se debe acordar de antemano a qué tipo de tribunales está sometido el contrato ante el surgimiento de posibles controversias.

10 Finalmente todos los expertos coinciden en las ventajas de someter el contrato al estudio de un experto sin escatimar gastos. Un mal contrato te puede resultar claramente mucho más caro a la larga.